Secciones
Desde la cárcel

El presunto parricida se defendió con una carta: "Mataron a mis padres y los amaré toda la vida"

El detenido escribió una carta de puño y letra, donde se defendió y aseguró que es inocente.

El acusado de matar a sus padres en el doble crimen de Vicente López, Martín Santiago del Río, escribió una carta de puño y letra desde la cárcel, donde está detenido por el crimen. En el escrito, aseguró que es inocente y que no tuvo nada que ver con el brutal hecho.

“Hola, soy Martín Santiago del Rio. Lo primero que quiero decir es que soy inocente. Me mataron a mis padres. Amé, amo y amaré toda mi vida a mis padres, Quique y Mecha. Fueron las personas que me criaron, me cuidaron siempre en las buenas y en las malas”, comenzó.

"Mi padre tenía varias empresas de seguridad y limpieza y algunos garajes en Capital. Yo arranco en el negocio de los garajes aprendiendo de él todo el tiempo. Trabajando con ellos nuestra relación creció a niveles únicos. Éramos súper compinches en todo. Sume mucha experiencia de él y de mi madre. Siempre súper trabajadores. Únicos. La familia y el negocio eran lo más importante”, puntualizó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“Desde los 19 años estoy de novio y casado con la persona más maravillosa del mundo, Cecilia”, definió el acusado, tratando de despejar las dudas respecto a su amante. También le mandó unas palabras a su hijos: “Los amo y ustedes sabe quién es su padre y cuánto amaba a sus abuelos”.

“Diego, hermano querido, solo decirte que te amo. En mi vida hubiese hecho una cosa así. Nunca. Viejos los amo y los voy a amar toda la vida. Gracias viejitos amados. Voy a luchar para saber qué les pasó. Soy inocente. Me mataron a mis padres”, concluyó.

Martín del Río fue detenido el miércoles pasado como autor de un presunto doble parricidio, y quedó imputado por "doble homicidio cuádruplemente calificado por el vínculo, la alevosía, por criminis causa y por el uso de arma de fuego". Su aprehensión llegó apenas horas después de que la Justicia dejara en libertad a la empleada doméstica apresada por el hecho, a quien se la acusó inicialmente de haber entregado a sus patrones a los criminales.

Lo cierto es que ahora los fiscales creen que fue el hijo menor quien, el 24 de agosto último por la tarde, llegó a la casona de la calle Melo al 1100 de Vicente López, que con alguna excusa convenció a sus padres para subirse al auto Mercedes Benz E350 estacionado en la cochera de la propiedad y que desde el asiento trasero los ejecutó.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!