Secciones
Show

Los secretos de La granja de Zenón: virtualidad en el teatro y los personajes más queridos

El productor Maximiliano Córdoba aseguró en una nota con BigBang: “Intentamos superarnos año tas año”

Desde hace unos años, La Granja de Zenón es uno de los espectáculos más queridos por los niños y las niñas. Por un lado, siguen las animaciones desde YouTube. Por el otro, los visitan en el teatro Astral, en donde los personajes más queridos tienen aventuras espectaculares.

 

Este año, Zenón, sus sobrinos María y Tito, el gallo Bartolito, la vaca Lola y el caballo Percherón serán los protagonistas de “Barto Dance”, el nuevo espectáculo infantil. Y lo increíble es que la asombrosa producción mezclará el mundo real con el virtual para vivir una experiencia inolvidable.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El show está dirigido por Sebastián Irigo y producido por Maximiliano Córdoba. Y aseguran: “Esta producción infantil atravesará al espectador con interacciones y efectos especiales; poniendo el foco en los valores de la familia, la amistad, la confianza en uno mismo y la importancia del trabajo en equipo”.

 

En una entrevista con BigBang, productor contó: “La obra este año es la obra más importante que hicimos en las últimas 7 temporadas. Es una obra completamente interactiva, inmersiva, tratamos de que el público de alguna manera ya parte del show, del principio a fin”. Y Córdoba adelante: “Los recitales, digamos, de alguna manera que se han invertido, el cine 4D, bueno, estamos yendo más o menos por el mismo camino de que es lo que nuestros espectadores nos están pidiendo”.

-Cada año hubo año a año un crecimiento en cuanto a la historia, sumaron personajes y otras cuestiones. ¿Cómo es ese trabajo de buscar esa superación año a año?

-Es un desafío constante. Nosotros ya estamos pensando en la obra del año que viene. Porque si no no llegamos. Vamos a calcular que nosotros somos un equipo entre prensa, diseño, realizador, escenógrafo, nosotros tenemos gente de edición de videos de pantallas y además, tenemos equipo creativo y más o menos unas 25 personas. Es que empezamos a trabajar, a tirar ideas, o sea, todos nuestros contenidos, todo lo que vos ves en las pantallas año a año, son por lo menos seis meses de trabajo hasta que se va generando qué paleta de colores se quiere utilizar, cómo se quiere llegar, trabajamos en conjunto a la vez con la gente de iluminación. Sebastián Irigo, que es nuestro director y dramaturgo, es muy meticuloso. Con la música, entonces, tiene que todo entrar dentro del mismo juego, ¿no? Claro. La luz, o sea lo que pasa en las pantallas, con el corte musical, la entrada de los personajes y demás. Nuestro desafío de este año es que sea algo maravilloso. Creemos que hicimos un espectáculo tan lindo el año pasado, la gente terminó a todos los días de pie, que tenemos que superar eso.

 

-¿Cómo viviste ese resultado?

-Me doy cuenta de que la gente se metió en la historia justamente cuando se alegran de que el personaje encontró el arcoíris, que Tito cumplió su sueño, que María también lo pudo hacer, Bartolito pudo volar, cuando quieren tocar todos el arcoíris y quieren ser parte de la historia, ahí nos damos cuenta claramente que tomamos el camino correcto. Entonces cada vez como que el desafío se hace más grande año a año, sumado a que hicimos primero esa precaución, nosotros metimos, para que vean como ustedes tienen una idea, en dos meses y medio metimos 46.000 personas. Es un bombazo. Y a ver, creo que nos seguía el segundo que teníamos, o sea, dentro de la lista el segundo era Topa y nosotros ganábamos por casi un 60% de recaudación. O sea, no es que estamos siempre peleando, por suerte, con algún tipo de infantil. Nosotros somos líderes desde el año pasado en el rubro, que es un montón. La granja es una marca que es contenidos audiovisuales de YouTube, triplicamos a Disney en Latinoamérica, somos los número uno a nivel global, o sea, por eso lo que es el teatro, que fue un gran desafío, porque cuando yo agarré la marca, la marca le pertenece al creador Roberto Pumar, cuando yo me asocio con él para generar y crear lo que va a ser el teatro, el gran desafío era cómo impactarle a una marca tan sólida, que funcionaba tan bien. Costó realmente, creo que recién el año pasado logramos tener el show que soñamos. Este año jugamos con el mapping, jugamos con todo , hay muchos efectos visuales, o sea, que realmente hacen de que el espectador, y hay una sensación de 4D dentro de la sala, en diferentes momentos, que va a generar diferentes climas, que para mí van a ser únicos, y yo creo que nunca se vieron en teatro, ni en ningún show infantil en Argentina. Tengo la oportunidad de viajar mucho, con la granja también, la granja, para que te des una idea, nosotros hacemos funciones de teatro en 14 países todos los años. Recordemos desde México para abajo, todo. Somos el espectáculo infantil número uno en España. Realizamos casi 80 presentaciones al año en España por diferentes lugares. En México cerramos con la gente de OCS a partir de noviembre vamos a estar con un equipo local con todo lo que son digamos armando otra vez el show de La Granja de FUNAM. Hay una propuesta en Brasil. O sea, la verdad que muchas veces nos falta tiempo para terminar de desarrollar las diferentes áreas.

 

-Por el éxito en las diferentes regiones del mundo, ¿se va adaptando la historia de la granja a cada país?

-No, no, no. Yo, algo que que peleé es que la historia es la misma, los personajes son los mismos, porque a ver vos, esto se conoce, en el mundo se conoce en lenguaje neutro, con las voces de los personajes, entonces la historia tiene que ser la misma estamos pensando, tal vez, en algún momento que hay varias propuestas en el mercado americano que seguramente ahí haremos algunas variantes pero no la historia es la misma llevamos el mismo espectáculo 100% argentino a México y a los diferentes países, al igual que España, y funciona extraordinario. En España es un suceso. Ya que los españoles no son muy efusivos, pero cuando salen los personajes de la Granja es como si salieran los Rolling Stones. A mí me pasa sinceramente, que nunca vi un suceso así, de la reacción del público, de hecho, ¿viste que todo el mundo dice que cuando viene a Argentina hay el mejor público del mundo? Porque somos efusivos... Bueno el show es tan argentino que genera lo mismo pero desde la obra al público.

 

-¿Cuál es el secreto?

El formato. Tal vez como otros formatos, como Disney y demás que son como más lineales cuentan la historia. Cuentan el cuento pero yo necesito que la gente participe, yo necesito que la gente se divierta, necesitamos tener temas que unan generaciones que creo que es otro flujo que nosotros manejamos o sea que el papá, la mamá, el abuelo y el nene canten las canciones Eso no te va a pasar con ningún espectáculo, no hay ningún espectáculo infantil así porque traspasa a las generaciones.

 

-¿Cómo es el desarrollo de la obra?

-El show básicamente está pensado para que vos te sientas parte del show, pero cuando vos te sentís parte del show, ya está. Ya tengo medio camino ganado. Yo lo que trato siempre es de completar la ilusión. Vos en tu casa, vivís una historia, ves el capítulo que querés en el momento que querés, vas a cualquier juguetería, si compras el peluche, jugás con ellos, te lo quedás en tu cama. Yo lo que trato es terminar de cerrarte la ilusión. El círculo te lo cierro yo. ¿Querés estar conmigo? ¿Querés ser parte de lo que es la granja? Como comunidad. Yo tengo unos referentes que siempre me gusta como de alguna manera, que yo era fanático de los Muppets, Plaza Sésamo, creo que todos nos pasaban de que éramos chicos y queríamos ser como parte de esa comunidad, ¿no? Eso es lo que estamos tratando año a año. Yo trato por lo menos de generar con la granja de Zenón. Que haya un ambiente donde vos te puedas desconectar y yo si tengo una hora 10 sentado ahí en la platea, tengo que lograr que no esté entretenido durante una hora 10.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!