Secciones
Show

Mano a mano con los integrantes de Tierra Incógnita, la serie hecha en "Latinoamérica"

La serie juvenil ya está disponible en Disney+ y está llena de terror, suspenso y drama.

Cuando hablamos de los géneros de terror/suspenso nos imaginamos sangre o simplemente fuertes subidas de volumen para lograr sustos. Sin embargo, esto no ocurre en "Tierra Incógnita", la serie juvenil que ya está disponible en Disney+ y está llena de terror, suspenso y drama. Esta serie está desarrollada íntegramente en Latinoamérica y ya está disponible en exclusiva con todos sus episodios en el servicio de streaming, habiendo marcado un hito: es la primera producción original de la plataforma del simpático ratón enmarcada dentro del género de terror para la región. Consta de 8 capítulos de aproximadamente 30 minutos cada uno y está muy bien lograda.

Sin ir más lejos, es esa producción que todos quisimos ver cuando éramos adolescentes, antes de pasar a ver las grandes películas o series de terror que tanto nos aterraban. Esta ficción nos trae algo mucho más fresco con respecto a suspenso psicológico y mucho drama detrás de un parque abandonado por razones explicadas desde el comienzo de la serie, lo cual se agradece mucho. Si bien se ve mucho la influencia americana en la parte de iluminación y montaje, la serie logra despegarse en varias ocasiones mostrando gran producción local. Desde el comienzo se puede ver que la serie esta enfocada a un público juvenil sin irse mucho de contexto y brindando momentos brillantes para adultos.

Una de las cosas que más se pueden apreciar y aplaudir en esta producción es la fotografía y escenarios que son muy adecuados a lo que te va contando la serie, El universo en el que transcurre la nueva historia de Disney+ fue construido en locaciones cuidadosamente seleccionadas tras un extenso proceso de scouting. Cuenta el equipo que los escenarios de la serie son el resultado de una combinación de varias locaciones reales y sets construidos. El parque temático Tierra Incógnita, por ejemplo, se construyó especialmente para la producción, en un gran predio de la localidad bonaerense de Pilar que presentaba el aspecto ideal para darle al parque la impronta tenebrosa que se necesitaba.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Allí se armaron las principales atracciones de Tierra Incógnita, incluyendo “El gusano de la muerte” y la entrada de “El laberinto del terror”, para luego grabar en un laberinto real en la localidad de Cañuelas. Tierra Incógnita es una de las producciones más llamativas y encantadoras. Pues, cuenta con todos los complementos ideales para atrapar, sorprender y cautivar a la audiencia. Sus inesperados giros, su gran sonido, su despliegue de producción y su guión aún mejor son una combinación perfecta. Asimismo, esto hace que su intención de englobar ciencia ficción, terror y drama sea fácil de creer.

La nueva producción sigue a Eric Dalaras (Pedro Maurizi), un adolescente que descubre un mundo escalofriante mientras busca la verdad detrás de la misteriosa desaparición de sus padres ocurrida cho años atrás. Criado por sus abuelos maternos junto a su hermana Uma (Mora Fisz), Eric decide escapar de su casa y regresar al pueblo de su infancia, Cabo Qwert, para encontrar respuestas en el abandonado parque Tierra Incógnita, donde sus padres fueron vistos por última vez.  Junto a sus amigos, su hermana y su tía, Eric deberá superar sus miedos para resolver el misterio y encontrar respuestas en un universo tan oscuro como desconocido.

Entrevista completa a los protagonistas

¿Qué les quedo a ustedes de su personaje? ¿qué aprendieron del personaje de cada uno para su vida?

Lautaro Delgado: ¡Qué linda pregunta! Mi personaje se llama Daniel Rojas, es el comisario del pueblo y es una persona muy conservadora que quiere mantener el orden de ese pueblo, un orden muy rígido y lo que me quedó es cuando ese orden se rompe y el personaje trata de restablecerlo, como transita por sus propios miedos. Me interesó eso, como el personaje transita sus propios miedos y que hacer con eso, que hace con ese miedo que tiene con los demás.

Carla Pandolfi: En el caso mío, Carmen Lumen, la tía de los adolescentes aventureros, creo que lo que me quedó a mí, que también me interesó, es como cuando tu vida en caso del personaje no, viene siendo muy monótona, siempre de la misma manera conservando cierta tranquilidad que se vivía en este pueblo. La vida a veces pasa por otro lado, de repente ocurre un hecho que desvía toda la atención y te pone a vos en el desafío de tener que encarar tu vida  de otra manera, con otros ingredientes y ver que haces con eso que por lo general en el personaje de ella, la pone en un lugar totalmente diferente en el que estaba, más allá de volverse aliada del grupo digamos de: Uma y de Eric, si no tratar de colaborar, también afrontando algunos miedos y rompiendo un poco algunas estructuras de personalidad en el caso del personaje de la tía. Me parece que también algo de romper con cierta rusticidad que trae el personaje y ponerla en un lugar más emotivo, más emocional de esa lucha interna que ella tiene que es heredado familiarmente, me parece que ahí había un desafío. También me quede con algunas cosas del personaje que AMABA, como unas: bandoleras, me quede con algunas cositas que quería para el recuerdo.

Ezequiel Rodríguez: Creo que me quedo, en el aspecto más personal, con la reivindicación y de afirmar un conocimiento que lo tengo desde hace mucho tiempo y que en otra entrevista lo puso en palabras Vero (que es mi esposa en la serie, Julia) mi personaje es Roberto en la serie; me quedo con el hecho de que el resto de los personajes te cuenten, que el resto sea quien te pueda atestiguar de alguna manera, casi siempre hay una voluntad de (por el mundo en que vivimos) de imponerse, de ser de permanecer, de expresarse y creo que con lo que me quedo en lo personal es ¡Fah! ¿qué loco no? también confiar en que uno es ya y el resto de las personas pueden atestiguarte; los compañeros actores en este caso en la dinámica funcional que se da en la historia y creo que también puede funcionar en la vida eso.

Verónica Intile: si, a mí me fascinaba como de alguna manera del personaje naturalizar esta locura en la que se embarcan estos dos, de generar este lugar y tener a criar a sus hijos en ese contexto, fascinados y con su bandera de lo que estaban haciendo, un poco lograr esa energía donde todo el tiempo estaban en la búsqueda de generar este espacio, eso era lo que más me interesaba también, todo el tiempo están en la búsqueda de los miedos, de encontrar esos miedos cada vez más profundos y como eso les despertaba a un nivel tal de llevar a cabo tremendo lugar.

Ezequiel Rodríguez: Eso a tu personaje (Juli), el miedo le producía mucha diversión y va todo el tiempo a buscarlo.

¿Sintieron en algún momento miedo?, ya que es una serie de suspenso, terror....¿cómo lo vivieron al detrás de escena ustedes?

Ezequiel Rodríguez: En escena es sugestión pura y dura, este pacto que tenés que tener con la historia, el director y para con los compañeros con lo que vas a construir con los compañeros, sugestión pura y dura de lo que esta pasando esta realmente pasando, esta aconteciendo y es tremendo; también cuestiones técnicas que uno tiene que resolver en base a esto, directrices que en este caso hábilmente Sebastián Pivotto que tiene una mirada exquisita, nos daba, tal vez no es lo mismo una cierta velocidad de darse vuelta y mirar a cámara para generar algo que otra más rápido, todo tiene su ritmo.

Verónica Intile: Si, como que me da la sensación de que cuando uno está haciendo terror, suspenso y demás, por un lado se entrega al juego, pero por otro lado tiene que estar muy a disposición de esa maquinaria, aportándole desde la actuación, sosteniendo y pudiendo estar presente, pero después hay un montón de cuestiones que están dentro de lo que es la técnica.

Carla Pandolfi: Había algunos espacios en la locación, sobre todo en la del parque, había uno puntualmente, había uno que era donde ocurre el centro de operaciones (que pablo le llama "el centro de operaciones"), solo pelado, sin nada era un poco apabullante, porque había un sótano, el clima era muy húmedo, muy frío, ni que hablar de las cosas que me imagino, sucedían en ese espacio realmente; la arenero también fue otra locación bastante peluda y si eso lo acompañabas con ese espíritu que se generaba entre todo el grupo cuando hacíamos las tomas, que no se hablaba tanto, con la rigurosidad por muchas condicionantes.

Verónica Intile: ¡El Laberinto! hicimos jornadas nocturnas ahí en el laberinto y era terrible, creo que la última vez no me perdí, era entrar y decir: "estoy perdida".

Lautaro Delgado: Era decir "vayan a buscar a Vero Intile" que se perdió en el laberinto (risas).

Carla Pandolfi: Ya a lo último la llevaban con correa, no se ve, pero sí.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!