Secciones
Show

Santiago, el nene de Argentina, 1985: su relación con Darín y el sueño de actuar con Peretti

Interpretó a Julián, el hijo del fiscal Julio Strassera.

Para Santiago Armas Estevarena fue casi un acto reflejo. Primero fue su hermano de 13 años “que empezó a hacer castings para publicidades” porque su tía es actriz y después vino él. Con ocho años menos, pero con un hambre que fue saciando en diferentes disciplinas como la publicidad y el teatro, hasta llegar al cine.

 

“Yo copiaba un poco todo lo que hacía mi hermano. Hice castings y publicidades hasta los 8, 9 años. Y a los 10 me metí en la escuela de Nora Moseinco. Espacio que me llevó a mi primera obra en el Cultural San Martín”, cuenta a Bigbang el joven actor de 14 años, que encabeza -y con altura- junto a Ricardo Darín y Peter Lanzani, el elenco de “Argentina, 1985”: el taquillero filme de Santiago Mitre que recrea el histórico Juicio a las Juntas Militares, donde compone al hijo varón del fiscal Julio Strassera.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

 “En la calle no me reconocen mucho. Una vuelta me reconoció la mesera de un lugar que voy siempre. Y saliendo del subte, un chico de 25 que me preguntó si era el de la película”, enumera una de las revelaciones jóvenes del filme.

 

Santiago quedó por casting. Propuesta que, recuerda, llegó a sus manos en abril del año pasado, principios del año lectivo para él. “La primera audición fue por Zoom y me sentía raro. Ya el segundo fue el call back, presencial, y me sentí más cómodo”, repasa.

 

-¿Sabías de entrada que no era un casting más? ¿Que se trataba de algo grande?

-Sabía que era una película y lo de la dictadura, pero no era consciente de lo que iba a causar. También sabía que estaba Ricardo Darín, que le agregaba todavía más a todo…

 

-¿Saberlo no te puso más nervioso?

-Traté de no pensar en eso porque lo único que te genera es presión. Me dije: “tranqui. Si quedo, buenísimo. Y si no, no pasa nada. Es como cualquier otro casting”. Yo ya había hecho cortometrajes y también un bolo para una película de Netflix y otro para una serie.

 

-Pero esta película es como arrancar jugando un mundial…

-¡Es una banda! No lo puedo creer.

 

-Algo que generó también es que acercó a la gente de tu generación al cine.

-Sí, yo actualmente no voy tanto al cine con mis amigos. De hecho, estamos dando vueltas con ellos para sacar entradas, pero no podemos porque no hay o nos colgamos.  Pero convocó un montón y es lo bueno que tiene la película, para los que no estuvimos vivos y no sabemos bien lo que es vivir la dictadura. Es muy bueno para concientizarlo.

 

-¿Tuviste que estudiar la historia argentina? ¿O te contó tu familia?

-Nunca estudié concretamente lo que fue la dictadura. Sí el hecho, pero no en detalle. Mi abuela tiene su mejor amiga desaparecida y también sé de un conocido que tiene un familiar que está desaparecido.

 

-¿Qué te contó tu abuela?

-Que la habían desaparecido (a su amiga), por lo que me acuerdo, porque era conocida de alguien que militaba. Y después lo que me fue contando mi familia, las cosas que hacían, los vuelos de la muerte, las torturas, los centros clandestinos…

 

-El hijo del fiscal Strassera, Julián, habló muy bien de tu composición.

-No lo escuché, pero me dijo mi mamá. Me emociona. De hecho lo vi en la Avant Premiere. Salí de la sala y apareció Julián de la nada. Fue una sensación rara porque decís: él vivió toda la dictadura, con su familia y a mí me tocó interpretarlo. Tiene como un peso.

 

-¿No habías hablado con él antes de interpretarlo?

-No, lo había googleado para saber cómo era él, pero no tuve ningún tipo de contacto.

 

-Peter Lanzani dijo que trabajar con Darín fue como trabajar con un tío. ¿Cuál fue tu sensación?

-Con Ricardo nos llevamos perfecto. Fue un estallo, la pasé muy bien. Tiene un humor único, es carismático y la convivencia con él en rodaje fue hermosa.

 

-Te emocionaste en la alfombra roja cuando lo reencontraste. ¿Qué se te pasó por la cabeza?

-Días antes había hablado con él por WhatsApp, pero nos reencontramos ahí.  Pero lo más emocionante con Ricardo fue a la salida de ver la película, que lo abracé y me largué a llorar de felicidad.

 

-Se ve que Darín te dice algo al oído…

-Sí, me dice: “¿Vos viste lo que acabamos de hacer?” Y yo le digo: “Sí, no lo puedo creer. Estoy que lloro”. Ricardo es súper cálido, es todo lo que está bien.

 

-Y después de darte este lujo, ¿Con qué actor o actriz local te gustaría compartir rodaje?

-Sigo mucho los trabajos de Guillermo Francella y a Diego Peretti lo amo un montón. Pero con cualquiera. Iré de a poco.

 

-¿Seguirás por el mismo camino o te dan ganas de estudiar otras cosas?

-Creo que estos próximos años quiero seguir actuando porque estoy entusiasmado. Ver la peli me dio ganas de seguir. Pero como soy chico y me quedan varios años de secundaria y es una época de descubrimiento de cosas, no sé bien qué me depara el destino. Iré viendo.

 

 

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!